El Pentecostés – La investidura de Cristo – Santuario parte 7

En este post, vamos a analizar la fiesta del Pentecostés, que es la cuarta fiesta de las siete que Dios le dio al pueblo de Israel durante el éxodo, y la última de primavera. Si no has visto las otras tres aún, te recomiendo que empieces por el principio de esta serie, para que entiendas todo mejor. 

Normalmente cuando hablamos del Pentecostés hablamos de lo que ocurre en la tierra. Vemos cómo los seguidores de Cristo en el aposento alto recibieron al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. 

Pero, aunque te parezca mentira, lo más importante no es lo que ocurría en la tierra, sino en el cielo. En el Santuario Celestial 

Acompáñame en este apasionante viaje, para descubrir los misterios y maravillas del rescate más grande, costoso e impresionante jamás realizado. Nuestra redención. 

Las Fiestas de Israel

Tal como venimos explicando en los videos anteriores, cuando Dios sacó al pueblo de Israel de Egipto le dio 7 fiestas que se mencionan en varios lugares de la Biblia, pero en Levítico 23 encontrarás el resumen de las siete.

Por otro lado, se agrupan en dos grupos bien diferenciados (las fiestas de primavera y las fiestas de otoño) siempre coincidiendo, obviamente con las estaciones del hemisferio norte que es donde estaba el templo. 

Pero a la vez, en varios lugares de la Biblia, dice que tres veces al año se debían celebrar fiesta a Jehová, como por ejemplo en Éxodo 23, Éxodo 34 y en Deuteronomio 16. 

 

Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Éxodo 23:14 

Tres veces en el año se presentará todo varón tuyo delante de Jehová el Señor, Dios de Israel. Éxodo 34:23 

Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Deuteronomio 16:16 

 

¿En qué quedamos? ¿Son siete, dos o tres? Déjame que te lo explique y verás qué fácil de entender. 

Este es el calendario judío y aquí al lado te pongo a qué meses corresponden según nuestro calendario. Estas son las siete fiestas y al lado de cada una de ellas puedes ver las fechas. 

Como podrás comprobar están divididas en dos estaciones: Primavera y otoño. 

Pero a la vez, también están agrupadas en tres meses diferentes. Pascua, Panes y Primicias Dios las designó en el mes de Nisán. Pentecostés era 50 días después de Primicias, con lo cual cae en Siván. Y las 3 fiestas de otoño fueron asignadas en el mes de Tishri. 

Todos los hombres mayores debían trasladarse hasta Jerusalén, para celebrar las fiestas. Pero debido a sus trabajos, aquellos que vivían lejos de Jerusalén, se consideraban que cumplían con el mandato divino si peregrinaban hasta el templo por lo menos en una de las tres fiestas al año. 

Aclarado esto, y a modo de introducción, hagamos un pequeño resumen de lo que hemos estado viendo hasta ahora. 

Hasta ahora venimos analizando las fiestas de primavera donde pudimos ver con claridad que cada fiesta era un ensayo realizado por siglos de un acontecimiento importante de una etapa del ministerio de Cristo. 

Y pudimos comprobar que las fiestas de primavera corresponden a su primera venida. 

Si entras a nuestro canal y presionas en el apartado de «Lista de reproducción» verás todos los videos agrupados por temas.

Una de las listas de reproducción se llama «El Santuario» y si presionas en esta lista encontrarás varios videos que hablan de cada una de las fiestas de primavera. 

El primer video es una «Introducción al Santuario» donde se explican aspectos imprescindibles claves para entender el simbolismo del Santuario y se introduce el tema de las fiestas. Si aún no lo has visto, te recomiendo que empieces por aquí. 

Luego está el video donde explicamos la Pascua, la primera fiesta, y todos los increíbles detalles proféticos que esa fiesta revelaba sobre la muerte y crucifixión de Cristo. 

Luego hay otro video donde hablamos de la segunda fiesta, la de los panes sin levadura que empezaba el 15 de Nisán. Allí explicamos su relación con Cristo como el pan del cielo.

Y como el maná en el desierto, fue un símbolo de Cristo. Y de la misma forma, que el sábado era el día que el maná no entraba en corrupción, el cuerpo de Cristo tampoco entró en corrupción como lo profetizó en salmos 16, relacionando esta fiesta con el descanso de cristo en el sepulcro. 

Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción. Salmos 16:10 

Luego encontrarás un video sobre las fiestas de las primicias que se realizaba el día siguiente al día de reposo, es decir, el 16 de Nisán por la mañana. Coincidiendo con el momento inmediatamente después de la resurrección de Cristo.

En este video vemos cómo la fiesta es una tipología de la aceptación por parte de Dios de que la vida y muerte de Cristo fue sacrificio suficiente para redimir a la raza humana, y como muestra de ello, Cristo ascendería al cielo con un grupo de salvos a modo de primicias de esa gran cosecha que él realizará en su segunda venida.

En este video mostramos cómo esta fiesta apunta directamente a la resurrección de Cristo, pero aún falta la última fiesta de primavera. La del Pentecostés. 

Tal como he adelantado en la introducción de este video, vamos a analizar lo que ocurrió en el Pentecostés, pero desde una perspectiva diferente a lo acostumbrado.

Así como el centro de cada fiesta es Cristo, el pentecostés no es una excepción y veremos qué estaba ocurriendo con Cristo en el cielo mientras ocurría el derramamiento del Espíritu Santo entre los discípulos de Jesús aquí en la tierra. 

 

El Ministerio de Cristo en el Santuario Celestial 

Para que entiendas mejor lo que vamos a hablar aquí, es necesario que leas la serie de post desde el principio. Pero igualmente, a fin de recordar mejor, vamos a hacer aquí un breve resumen.

En el post introductorio de esta serie mostramos como la Biblia nos explica que cuando Cristo asciende, entra en el Santuario Celestial para ministrar como Sumo Sacerdote, y por consiguiente, inauguraría el Santuario Celestial. 

Vamos a mencionar aquí cuatro motivos que lo demuestran: 

En primer lugar, Hebreos 8, lo explica clarísimo al decir que:

1 … tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre. Hebreos 8:1-2

En segundo lugar, a lo largo de los posts de esta serie, hemos comprobado de forma fehaciente, como Cristo fue avanzando en su ministerio a lo largo del Santuario, y justo en el momento de su muerte, se convierte en Sumo Sacerdote y atraviesa la puerta del atrio al lugar Santo.

Por consiguiente, lo lógico es que siga con el recorrido que Dios nos quiere revelar a través del Santuario. Y, por consiguiente, lo lógico es que entre al Lugar Santo como Sumo Sacerdote para ministrar por nosotros. 

En tercer lugar, en Apocalipsis 1, tan pronto empieza el Apocalipsis, lo vemos a Jesús ejerciendo su función sacerdotal en el Santuario Celestial.  

Y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Apocalipsis 1:13 

Lo sabemos porque en Apocalipsis 1 habla de Jesús como el Alfa y la Omega, el primero y el último. Juan lo ve entre los candeleros de oro que era el mueble que estaba en el lugar Santo. Esta escena coincide perfectamente con lo afirmado en los dos puntos anteriores. 

11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último… 12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro. Apocalipsis 1:11-12 

Y en cuarto lugar, la Biblia no deja lugar a dudas, que todo lo que Dios le pidió a Moisés que realizara en el Santuario Terrenal era una figura o sombra del Santuario celestial, es decir, una tipología, una representación simbólica de lo que haría Cristo en su ministerio sacerdotal en el cielo. 

En Éxodo 25 dice:  

“Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte”. Éxodo 25:40 

Este versículo nos arroja un dato tan importante, que es comentado dos veces en el nuevo testamento. Una es en Hechos 7 donde lo vuelve a mencionar.

Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto. Hechos 7:44 

Y el otro es en libro de Hebreos donde menciona el mismísimo versículo de Éxodo que acabamos de leer. 

…como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte. Hebreos 8:5 

Justamente antes, aclara que precisamente es “figura y sombra” de las cosas celestiales. 

Por consiguiente, para entender la inauguración del Santuario Celestial, y el inicio del ministerio de Cristo en el cielo, debemos ir a la inauguración del Santuario Terrenal, el cual era figura y sombra de las cosas celestiales y a la inauguración del ministerio del primer Sumo Sacerdote, Aarón. 

Recuerda que Dios le dio a Moisés instrucciones precisas y detalladas a lo largo de nada más ni nada menos que 10 capítulos del Éxodo, de todo lo que debía hacer en relación con la construcción del Santuario.

Y si vamos a Levítico capítulo 8, de los versículos 6 al 12, veremos que Moisés, siguiendo las instrucciones de Dios, inaugura el Santuario, realizando tres acciones: 

1. La investidura del Sumo Sacerdote, en este caso Aarón. (Levítico 8:6-9). 

6 Entonces Moisés hizo acercarse a Aarón y a sus hijos, y los lavó con agua. 7 Y puso sobre él la túnica, y le ciñó con el cinto; le vistió después el manto, y puso sobre él el efod, y lo ciñó con el cinto del efod, y lo ajustó con él… Levítico 8:6-7 

2. El ungimiento del Sumo Sacerdote (Levítico 8:12). 

Y derramó del aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón, y lo ungió para santificarlo. Levítico 8:12 

3. Y el ungimiento de todo el Santuario (Levítico 8:10-11). 

Y tomó Moisés el aceite de la unción y ungió el tabernáculo y todas las cosas que estaban en él, y las santificó… Levítico 8:10 

Son tres acciones cargadas de simbologías proféticas. Y tal como ocurría con todo lo que se realizaba en el Santuario, estas acciones apuntaban lógicamente, a la verdadera e importante inauguración del Santuario Celestial. 

Acompáñame a revisar este paralelismo, ¡y verás que sorprendente como todo coincide! 

 

La investidura del Sumo Sacerdote 

La Biblia les da constantemente mucha importancia a las vestiduras de los seres celestiales. Tal es así, que cada vez que menciona un ser celestial, lo primero que describe (y a veces lo único) es cómo eran sus vestiduras. 

Aquí te dejo un link de un video donde hablo de las vestiduras blancas, y en este video menciono que la Biblia explica que las vestiduras de Cristo son diferentes a las del resto de los seres celestiales. Si no has visto el video, te lo recomiendo. 

Tal como me habrás escuchado decir varias veces, para que Cristo nos pudiera salvar de este mundo, primero tuvo que salvarnos del pecado. Por eso primero vino como Sumo Sacerdote, y luego, recién en su segunda venida vendrá como Rey. 

En Apocalipsis 19 en el contexto de la segunda venida, relaciona a sus vestiduras con su función de Rey. 

Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; Apocalipsis 19:13 

Y luego en el versículo 16 dice:

Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de Reyes y Señor de Señores. Apocalipsis 19:16

Y precisamente al principio del Apocalipsis, en el capítulo 1 versículo 13, lo describe a Jesús evocando las vestiduras sacerdotales. 

vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Apocalipsis 1:13 

Así como Aarón, el sumo sacerdote, recibió una investidura, de la misma forma, Cristo es investido en el cielo como sacerdote. 

Ahora bien. En Levítico 8, de los versículos 7 al 9, nos explica que la vestimenta del sumo sacerdote estaba compuesta por: 

  • la túnica  
  • el cinto 
  • el manto 
  • el efod 
  • el cinto del efod 
  • la mitra 
  • el pectoral 

Y aquí viene la parte que quiero resaltar: El pectoral, tal como lo describe en Éxodo 28, tenía doce piedras porque el número doce representa la base misma y el fundamento de su iglesia. Por eso Jesús eligió a 12 discípulos. 

17 y lo llenarás de pedrería en cuatro hileras de piedras; una hilera de una piedra Sárdica, un topacio y un carbunclo; 18 la segunda hilera, una esmeralda, un zafiro y un diamante; 19 la tercera hilera, un jacinto, un ágata y una amatista; 20 la cuarta hilera, un berilo, un ónice y un jaspe. Todas estarán montadas en engastes de oro. Éxodo 28:17-20 

En Apocalipsis 12, la mujer con doce estrellas, que representa al pueblo del Antiguo Testamento, la cual “da a luz al hijo varón” es la misma mujer que representa al remanente del tiempo del fin, que huye al desierto perseguida por el dragón. 

5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. 6 Y la mujer huyó al desierto… Apocalipsis 12:5-6 

En Apocalipsis 21, nos menciona que la Nueva Jerusalén tiene los nombres de las 12 tribus de Israel en sus puertas y de los 12 discípulos en sus cimientos. 

12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; 14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero. Apocalipsis 21:12 y 14 

Porque tanto su pueblo del Antiguo Testamento como del nuevo tiene sus cimientos y gobierno representado con el número 12. 

No. Por supuesto que no es casualidad que el número de los discípulos que eligió Jesús, para iniciar su iglesia del nuevo pacto, coincida con las 12 tribus de Israel de donde salió la simiente que Dios le prometió a su siervo Abraham.  

Ahora bien. No era lógico, que mientras Jesús, fuera investido con las ropas de sumo sacerdotales, y se le coloque el pectoral de 12 piedras en su pecho, en la tierra haya 11 discípulos en vez de doce. 

Es por eso, que lo primero que hacen los discípulos en el libro de Hechos, tan pronto asciende Jesús, y antes que ocurra el Pentecostés, es elegir al discípulo número doce que reemplazaría al difunto Judas. 

En Hechos 1 dice que Judas fue contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio. Utilizando la palabra griega «kat arismeo», de donde deriva el término aritmética. 

Y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio. Hechos 1:17

Y en Hechos 1 dice que eligieron en lugar de Judas, a Matías, el cual “fue contado con los once”. Usando la palabra griega «psífizo», de donde deriva la palabra “cifra”. 

Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles. Hechos 1:26 

No era porque once no alcanzaban. Era una cuestión aritmética, de llegar a la cifra que coincida con el símbolo. 

 

El ungimiento del Sumo Sacerdote

Era una tipología profética de lo que ocurriría con el verdadero Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial. 

Tal como hemos visto en el video “Cuando Jesús fue ungido como sumo sacerdote” y cuyo enlace te dejo aquí.

Cristo tuvo un ungimiento provisorio en la tierra, realizado por María con perfume de alabastro.

Pero aquel cuyo título sacerdotal era el Cristo o el Mesías, el cual se traduce como “El Ungido” con mayúsculas, aún tenía pendiente un verdadero ungimiento. El cual se realizaría en el cielo en presencia de todas las huestes celestiales.

Cada fiesta del pueblo de Israel tiene un origen en un acontecimiento importante del pueblo de Israel, y un cumplimiento. 

Por ejemplo, las fiestas de la semana de la Pascua, los Panes sin Levadura y Primicias tienen su origen en la última plaga de Egipto.

Dios protege a los israelitas de la muerte de los primogénitos y también conmemora la liberación de su pueblo de la esclavitud de Egipto. Y tiene su cumplimiento en la muerte y resurrección de Jesucristo. 

Por supuesto, ambas historias son análogas. El origen es un tipo, es decir, un símbolo profético, del cumplimiento (llamado antitipo). 

¿Qué acontecimiento recuerda la fiesta del Pentecostés? 

En la fiesta del Pentecostés o Shavuot, tal como lo llaman los judíos, hasta el día de hoy, ellos conmemoran en esta fecha la entrega de los Diez Mandamientos que le entregó Dios a Moisés en el monte Sinaí.

Y su cumplimiento fue el derramamiento del Espíritu Santo sobre los discípulos y todos los que estaban con ellos en el aposento alto. 

Lo que te voy a explicar ahora es un tema importantísimo y muy extenso. En esta oportunidad, solo vamos a mencionarlo brevemente: 

En este caso, por supuesto, ambas historias también son análogas. Es decir, el origen del Pentecostés en el Antiguo Testamento en el Monte Sinaí también presenta una tipología del cumplimiento del Pentecostés en el Nuevo Testamento, en Jerusalén. 

Y genera un paralelismo increíble que nos deja enseñanzas muy claras y nos ayuda a empezar a entender ¿Por qué era necesario que Cristo viviera entre nosotros, muriera y resucitase primero, para que los discípulos puedan recibir el Espíritu Santo? 

Dios decide habitar entre los hombres de una forma más cercana. 

En el desierto: A través del Tabernáculo. 

En el Nuevo Testamento: A través del Derramamiento del Espíritu Santo. Pero antes los prepara para ese reencuentro especial. Les muestra la revelación de su carácter. Les muestra cómo amar a Dios y al prójimo. En definitiva, les muestra su amor, que es la esencia misma de su carácter. 

En el Desierto: Les entrega los Diez Mandamientos en el Sinaí. Explicando el amor (a Dios y al prójimo) de forma “teórica”. 

En el Nuevo Testamento: Jesús habita entre los hombres, mostrando su amor y enseñando el carácter de Dios de forma “práctica”. 

En ambos casos elige a un grupo selecto de sus hijos representado con el número 70. 

En el Desierto: Elige a Setenta ancianos para acompañar a Moisés. 

Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel. Éxodo 24:1 

En el Nuevo Testamento: Jesús, después de elegir a los 12, elige a los setenta y les da potestad para sanar enfermos e incluso les da autoridad sobre los demonios. 

1 Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. 9 y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. 17 Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Lucas 10:1,9,17 

Ambos grupos tuvieron un acercamiento excepcional a Dios. Y en ambos casos, Dios se presenta como fuego. 

En el Desierto: Fuego abrazador. 

Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel. Éxodo 24:17 

En el Nuevo Testamento: Lenguas de fuego. 

Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Hechos 2:3   

Pero además de que Dios es fuego purificador, también es fuego consumidor. 

En el Desierto: Cuando Dios les entrega la ley, escribe para ellos el carácter de Dios en dos tablas de piedra. Pero no fue suficiente, no estaban preparados para acercarse tanto a Dios y murieron 3000 personas. 

25 Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, … 28 … cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Éxodo 32:25 y 28 

En el Nuevo Testamento: Cuando viene Jesús, imprime con el ejemplo el carácter de Dios en sus corazones. Con Cristo en sus corazones, estaban preparados para recibir al Espíritu Santo y se convierten 3000 personas. 

Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Hechos 2:41 

En Levítico 8 dice:  

Y derramó del aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón, y lo ungió para santificarlo. Levítico 8:12 

El ungimiento del Sumo Sacerdote está relacionado con el derramamiento del Espíritu Santo. Y el Salmo 133 nos confirma el paralelismo que acabamos de ver de una forma profética y magistral. 

El Salmo 133, en el versículo 1, dice:  

«¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!» Salmos 133:1 

haciendo referencia a Hechos 2:1 que dice:

Y cuando se cumplió el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos en un lugar. Hechos 2:1 

Así como Aarón fue ungido en el inicio de su ministerio como Sumo Sacerdote en el Santuario Terrenal, de la misma forma, Jesús también fue ungido como Sumo Sacerdote en el cielo, antes de empezar a ministrar en el Santuario Celestial. 

Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; Salmos 133:2  

Para finalmente terminar el Salmo 133 diciendo:  

Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna. Salmos 133:3 

Efectivamente, así descendió El Espíritu Santo en uno de los montes de Sion, haciendo referencia a un monte de Jerusalén. Tal como profetiza el Salmo 133, fue en uno de esos montes donde los discípulos recibieron el derramamiento del Espíritu Santo. 

Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén. Hechos 1:12   

El ungimiento de todo el Santuario.

Por último, Levítico 8 nos enseña cómo además de investir y ungir a Aarón, se ungió todo el Santuario.

Resumiendo lo aprendido en este video, podemos decir que Levítico 8 nos muestra que, así como Aarón fue investido y ungido en la tierra, de igual manera ocurrió con Cristo al inicio de su servicio como Sumo Sacerdote. 

Siguiendo la lógica del texto, la tipología de Levítico 8 nos enseña que, así como todo el Santuario fue ungido en la tierra, si Cristo fue ungido en el cielo, también lo sería el Santuario Celestial. 

En este post solo hemos mencionado este hecho, pero es crucial para entender el primer versículo de la profecía de las setenta semanas, específicamente la frase «Ungir al Santo de los Santos».

Para comprender más sobre esta frase, tendrás que ver el tercer video de la profecía de las setenta semanas. Hasta aquí llegamos hoy. 

Espero que los temas de esta serie te hayan ayudado a comprender que todo lo profetizado sobre la primera venida de Cristo se cumplió con asombrosa exactitud. Que Dios te bendiga para que este conocimiento encienda en tu interior la certeza de su segunda venida. 

Por CHRISTIAN JABLOÑSKI

Puedes obtener las Diapositivas para realizar una presentacion de calidad sobre este tema.

Diapositivas

¡Tu donación lo hace posible!

Con tu ayuda proclamamos esperanza a todo el mundo. Tu apoyo es indispensable para que podamos seguir compartiendo el mensaje de Jesús que cambia vidas para salvación.

error: Contenido Protegido